COLECCION
DISCONARIO

TICHER DE LUZ
Luis A. Spinetta

UN DIOS APARTE
Charly Garcia
NUEVE VIDAS
Pedro Aznar
ELEGANCIA POP
Gustavo Cerati
SICODELICA STAR
Fito Paez
EL BOHEMIO VA
Litto Nebbia

CAJA 50 AÑOS
ROCK

EDITORIAL
DISCONARIO

 

 

 

Libro NUEVE VIDAS DE PEDRO AZNAR

Diario La Mañana
por Mario Cuevas

Miguel Ángel Dente nació en Montevideo en 1965. Se nacionalizó argentino y se dedicó al diseño gráfico, también se ha desempeñado como corredor inmobiliario. Es poeta, tiene publicado en 1999 'Chatarra De Luxe', recopilación que incluye poemas de su autoría y de Beatriz Barsky (con prólogo de León Gieco). Este último tiempo Dente comenzó a publicar trabajos sobre otra de sus pasiones, la música. En el 2000 lanzó 'Transgresores: Spinetta/García/ Páez'.

Aquí Dente se enfocó en los puntos en común de los tres artistas y dio lugar una idea que se constituiría, hasta ahora, en una trilogía bajo el título de Disconario: 'Ticher de luz, una guía spinettiana' (2010), 'Un Dios aparte, tras los pasos de Charly' (2011) y por último, 'Nueve vidas, de Pedro Aznar' (2012). Las ediciones poseen la misma estructura: fichas técnicas y reseñas de discos, colaboraciones y ediciones en vivo, opiniones, a través del tiempo, de y sobre el artista, capítulos agrupados por determinado tema y una cuidada estética y diagramación con dibujos y fotografías.

Dente abrió el camino con 'Tícher de luz': "Surgió hace diez años cuando había editado otro libro, Transgresores - explica - Tenía una serie de material de archivo, empecé a verlo y terminé haciendo aquel libro sobre Fito, Charly y Spinetta. En este caso me fui volcando cada vez más a Spinetta y me lancé a hacer un libro histórico. Hay un análisis de cada disco que fui depurando, pasando a letras lo que escucho y que la gente que no está tan empapada pueda enterarse de qué se trata de cada disco y que le dé ganas de escucharlo."

En cuanto a 'Un Dios aparte', Dente le comenta a Cristian Vitale, de Página12: "La investigación fue diferente para uno y para otro porque, mientras Spinetta requería de profundizar en la búsqueda de datos, porque su cosa íntima es más reservada, Charly es un rey de la exposición. Con solo investigar los diarios más importantes no terminás nunca de ver notas suyas. Por un lado, tuve que buscar muchos datos y por otro descartarlos... y en ambos casos fue complicado"

Litto Nebbia, León Gieco, Gustavo Cerati, Andrés Calamaro, son otros nombres en carpeta que verán la luz conforme el ritmo de publicación del autor.

Las nueve vidas de Pedro

'Nueve vidas' hace referencia a las facetas de Aznar: compositor, autor, intérprete, instrumentista, arreglador, productor, ingeniero de grabación, poeta y versionista.

La vida artística de Pedro Aznar es un intrincado vericueto que comienza con un adolescente de quince años. Aunque la mayoría de sus seguidores registran el inicio de Pedro con Madre Atómica, Dente documenta el inicio de la carrera de Aznar con Life. "La banda se forma en 1972 - le cuenta nuestro protagonista a Dente - Yo venía estudiando guitarra clásica desde hacía tres años y mi padre accedió a comprarme una eléctrica. El grupo se completó con un guitarrista rítmico, un bajista y un baterista. Todos éramos amigos previamente, tocábamos en fiestas y en cumpleaños de amigos… ¡y conectábamos los tres instrumentos más mi micrófono vocal a un único amplificador de guitarra de 20 watts!".

Jorge Lencina, amigo de la infancia y letrista de algunas canciones de Aznar ('La noche sueña el día', 'Contemplación', 'A la hora que duermen los trenes'), cuenta que en esos 1972-1973 estaban fascinados por "Muerte en la catedral" de Litto Nebbia, de toda las obra de los Beatles, además de los Stones y con el advenimiento del rock sinfónico, particularmente Génesis, King Crimson y Emerson, Lake & Palmer.

Lencina no entiende como prefirió continuar con el bajo porque afirma que era un eximio guitarrista. "Llegué al bajo cuando entré a mi primer grupo profesional, Madre atómica, porque antes toqué en grupos semi profesionales en los que mi instrumento era la guitarra por una cuestión de tradición - cuenta Aznar en el libro 'No llores por mí' de Oscar Muñoz - A veces, me llevaba el bajo a mi casa y me ponía a tocar sin que nadie me viera. Mi identificación con el bajo, que supongo que es lo que le sucede a todos los bajistas, partió de sentir que del bajo surge gran parte de la fuerza que sostiene al grupo."A Madre Atómica lo completaban Lito Epumer en guitarras y el Mono Fontana en teclados, surcó 1974 y 1975 con aires de improvisación e inspiración en formato instrumental.

Un año más tarde Pedro extiende su rango instrumental cuando ingresa a Alter Ego, la fugaz agrupación de Celeste Carballo y el guitarrista Oscar Mangione, allí Pedro toca el bajo, pero también la batería y hasta un sintetizador en la primera grabación que hicieron juntos, un blues compuesto por Mangione.

La etapa pre-Seru Girán de Aznar culmina cuando reemplaza a Alex Zucker en Alas, trío de música urbana liderado por el tecladista, trompetista y compositor Gustavo Moretto. Grabaron en 1977 "Pinta tu aldea", álbum que recién saldría publicado en 1983.

Jaco

Pedro tuvo su etapa de cholulo como la mayoría de los músicos. En su caso idolatraba al bajista Jaco Pastorius, artista que revolucionó al instrumento. Graciosa es la anécdota que cuenta Pedro cómo conocieron a Jaco junto a Charly García. Habían coincido en el Monterrey Jazz Festival en Río de Janeiro en 1980. Una de las noches estaba prevista una cena para agasajar a los músicos que participaban en el festival. Un periodista amigo les había presentado a Charly y a Pedro al gran Jaco. Y allí estaban, a bordo de un taxi, rumbo a la fiesta: "En el auto, para sacarle tema le pregunté a Jaco si tocaba estilo slap (que es como tocar las cuerdas golpeteando con el pulgar) - cuenta Aznar - Enseguida me contestó que lo había inventado él y yo, ingenuamente, le dije… ¡Ah, no sabía, pensé que había sido otro! Ahí se puso como loco y con Charly nos miramos pensando: fuimos. Se bajó del taxi dando un tremendo portazo y se fue."

Luego en la fiesta corroboraron con algunos allegados al círculo de Pastorius que era una persona totalmente imprevisible pero buena gente. Los dos bajistas se encontrarían nuevamente el mismo año durante el festival Bue en la ciudad de Buenos Aires. En esta oportunidad Jaco invitó a Pedro a zapar en su habitación del Hotel Bauen y allí le dio la bendición para que Pedro continúe con el sonido Jaco, claro que con su impronta personal, esa que Pedro Aznar imprimió en Serú Girán en inolvidables canciones como 'Eiti-Leda', 'Noche de perros' o en 'Paranoia o soledad', de su autoría, en la que retrataba la mano asfixiante de la dictadura.

Nueve libros harían falta para retratar fielmente las nueve vidas musicales de Pedro Aznar, pero Miguel Ángel Dente se las arregla bastante bien en su 'Nueve vidas'. Ahí están sus bandas de sonido, en su mayoría películas de Eliseo Subiela; sus musicalización de los textos de Jorge Luis Borges, no exenta de polémicas; sus duetos históricos con Charly García y luego con David Lebón (aparte de su labor en Serú Girán); su aproximación a Brasil desde sus inicios, profundizada con los trabajos junto a Vitor Ramil y su disco doble cantándole a los nuevos y clásicos compositores de Brasil; su tarea de productor de artistas de diferente extracción: Jairo, Víctor Heredia, Suna Rocha, Alberto Rojo o Sandra Mihanovich; o sus traducciones de clásicos del repertorio universal como 'Amelia' de Joni Mitchell o 'Isn't It A Pity' ('No es una pena') del gran George Harrison. Y qué decir del monumental "Puentes Amarillos" (2012), ese disco doble homenaje a Luis Alberto Spinetta, que marca un mojón más de una impecable y frondosa carrera demostrando que técnica y sentimiento pueden ir de la mano.



Mario Cuevas
Diario La Mañana

http://www.diariolamanana.com.ar/noticias/informacion-general/nueves-vidas_a37002

 

 

 

 

EDICIONES DISCONARIO www.disconario.com.ar
Armenia 2308 (1425) Ciudad Autónoma de Buenos Aires
emial: disconario@gmail.com - Tel.: +54 (11) 15 6586-1581